Blog /

Cargadores

Lectura de

X

minutos

Read the English versionLire la version française

La logística y el Push vs. Pull en la gestión de inventarios

El control de inventario y la gestión de la demanda del producto juegan un papel clave en la cadena logística. De ello se derivan los costes de inventario, de transporte o de lanzamiento. Todo ello puede desarrollarse bajo un modelo Push o Pull.

Push vs. Pull en el modelo de gestión

Aunque los dos modelos, Push y Pull, cuentan con defensores y detractores, todas las empresas que los emplean tienen en común la búsqueda, en todo lo posible, de la menor escasez posible de productos. Esta escasez podría provocar que no se pudieran atender las demandas de un cliente y que éste buscara otro proveedor. Por otra parte, una buena gestión de la demanda de producto convierte la cadena de suministro en más estable.

El modelo de gestión Push

Con el sistema Push se desarrolla una estrategia ‘descendente’. La demanda del cliente se predice y a partir de ahí se produce lo que se necesita para proveer a esa demanda. El sentido es descendente, tanto del fabricante hacia sus clientes como del fabricante hacia los intermediarios, de ahí que se haya adoptado el término ‘push’ (‘empujar’). Gracias a la planificación de requerimientos de materiales o MRP (por sus siglas en inglés) es posible decidir cuánta cantidad de productos deben producirse para ajustarse con criterios de eficiencia a las necesidades de los demandantes. Para obtener el MRP se tienen en cuenta tanto la planificación logística como las estimaciones de operaciones de tipo financiero.

Ventajas y desventajas del modelo Push frente al Pull

El modelo Push, al contrario que el Pull, se basa en estimaciones de demanda y de las consiguientes ventas, lo que genera una completa certeza de abastecimiento. Frente a esta ventaja se sitúa el inconveniente de que la demanda no siempre es predecible al 100%, lo que da lugar a situaciones como la rotura de stock o el incremento de costes por el aumento de un coste de almacenamiento. Por otro lado, aunque las predicciones son cada vez más exactas, el coste de ese cálculo es mayor cuanto mayor es la precisión obtenida.

Guía gratuita tendencias logísticas

El modelo de gestión Pull

La gestión Pull busca la máxima eficiencia y optimización adaptando, en tiempo real, la producción a la demanda. La reposición de productos y la misma producción y distribución se efectúan al mismo tiempo que un producto va siendo consumido. En el modelo Pull, frente al Push, es clave la integración entre la información de demanda del producto y la toma de decisiones. La reposición tiene que poder ser ágil, lo que convertirá toda la cadena de suministro en una herramienta de la máxima eficiencia. El sistema Pull reduce los costes de almacenamiento de stock e incrementa la eficiencia del abastecimiento.

Ventajas y desventajas del modelo Pull frente al Push

El modelo Pull tiene la ventaja de que evita la aparición del problema del exceso de inventario, que siempre acarrea costes de almacenamiento. La gran mayoría de los modelos Pull emplean un sistema de gestión Just In Time (JIT), que limita los costes derivados de la gestión. El producto o material llega a su destinatario en el momento en el que lo va a usar y no hay acciones innecesarias. A ello hay que sumar que la producción nunca se realiza sobre estimaciones o modelos de cálculo, sino sobre realidades. La peor cara del modelo Pull es la que tiene que ver con la resolución de incidencias puntuales, como un pico inesperado de demanda.

Combinación de los dos modelos de gestión

Algunas compañías aprovechan las ventajas de los dos modelos, Push y Pull, en combinación. Estas empresas lo hacen de tal forma que obtienen un pronóstico de demanda muy preciso pero, al mismo tiempo, ajustan la producción y el inventario a la verdadera venta que se produce en el momento. A esto hay que sumar que no todos los materiales productos se adaptan igual a cada modelo; en la automoción predomina el Pull, basado en el uso del JIT, así como en otros sectores, como el de los astilleros y la estiba. El modelo Push se emplea en sectores en los que la demanda exacta no está tan bien definida o la oferta por el mismo producto es muy amplia. En algunos casos, algunas empresas utilizan una estrategia combinada de gestión Push-Pull.

Artículos que te pueden interesar

El transporte y la logística para Black Friday y Navidad en 2022

¿A qué escenarios nos enfrentamos para gestionar el transporte y la logística de Black Friday y Navidad en 2022? Descúbrelo aquí.

Leer más

¿Qué es y para qué sirve la carta de porte en el transporte por carretera? Todo lo que hay que saber en 2022

La carta de porte es un documento que recoge las condiciones de contrato de transporte. Descubre todo lo que tienes que saber.

Leer más

Carriers Award Program: Lucas M. Gracilieri, transportista en Barcelona, obtiene el premio de Ontruck al mejor desempeño en julio y agosto

Lucas M. Gracilieri, transportista en Barcelona, gana el premio de Ontruck al mejor desempeño del verano 2022.

Leer más

¿Qué es el grupaje en el transporte de mercancías? Definición, tipos y ventajas

El transporte por grupaje o de cargas fraccionadas consiste en agrupar mercancías de distintos clientes en una misma unidad de transporte.

Leer más

En OnTruck os damos las gracias por este 2016

Despedimos el 2016 muy contentos con los objetivos alcanzados y muy agradecidos por las relaciones comerciales y profesionales que hemos desarrollado

Leer más

¿Qué peso tiene el transporte de mercancías en Cataluña?

Cataluña al frente de la logística en España. Es el gran referente nacional en el transporte de mercancía y de los más importantes en la Unión Europea.

Leer más

Los desafíos de la UE para el sector del transporte de mercancías

El año 2017 se presenta repleto de desafíos para Bruselas en el sector del transporte de mercancías jugando además un papel muy importante que afecta a todos.

Leer más

Los plazos de pago en el transporte se situaron en los 85 días de media durante 2016

El sector del transporte por carretera asume un repetido incumplimiento de la Ley de Morosidad aprobada en 2010 con una media de periodo de pago de 85 días

Leer más

¿quieres saber más?